Ir al contenido principal

Receta de harcha marroquí [Versión con leche]

Hoy vamos a preparar un desayuno o merienda muy fácil y rico: la harcha marroquí. Es una especie de pan de sémola que tradicionalmente se hace con agua y aceite de oliva, pero a mí me gusta esta versión con leche y mantequilla porque le da otro toque y a los niños les encanta. Os cuento. También puedes ver esta receta en video: Ingredientes: 350 gr de sémola fina 150 ml de leche tibia 100 gr de mantequilla 2 cucharadas de azúcar 1 sobre de levadura química Elaboración En un recipiente grande vamos a echar la sémola. Le añadimos el azúcar y la levadura y mezclamos bien. Derretimos la mantequilla y la añadimos al recipiente, mezclamos de nuevo. Por último añadimos la leche tibia, volvemos a mezclar y vamos a dejarla reposar durante 10 minutos. En ese tiempo la sémola habrá absorbido la leche y veremos que la textura que tiene ahora la mezcla es más sólida e incluso podemos manejarla. Sacamos la mezcla y la extendemos en la superficie de trabajo. La estiramos hasta que tenga 1 cm de groso

Ramadán en Dubai: Sopa de lentejas para el iftar






Hoy os traigo una receta muy interesante para el mes de Ramadán. Como ya sabréis la harira es la sopa imprescindible para romper el ayuno en Marruecos, en Argelia lo es la chorba frik... Cada país tiene su cultura y os voy a contar la receta de esta rica sopa de lentejas con la que se rompe el ayuno en Dubai. El ingrediente base es la lenteja, hay quien la hace con lenteja rubia y otros la hacen con lenteja coral, yo suelo hacerla con lenteja coral.



Me encanta especialmente porque durante Ramadán es poco habitual comerse un plato de lentejas y al principio más o menos cuidamos nuestra alimentación, pero según pasan los días podemos decuidarla sin darnos cuenta, abusando de dulces y dejando de lado otras comidas más nutritivas y eso se nota en nuestra salud. Con esta sopa tenemos asegurada una buena dosis de nutrientes imprescindibles.



Tiempo de preparación: 1 hora


Grado de dificultad: Fácil




Ingredientes



  • 250 gr de lentejas coral (o rubias)

  • 2 cucharadas de mantequilla

  • 1 cebolla

  • 1 tomate

  • 1 cucharadita de comino

  • 2 guindillas (opcional)

  • Sal

  • Pimienta



Elaboración


En una olla calentamos la mantequilla hasta que se derrita y añadimos la cebolla cortada en juliana, cuando empiece a caramelizar añadimos agua (o caldo de pollo o ternera si tenéis). Cuando empiece a hervir agregamos las lentejas (que previamente habremos tenido metidas en agua durante la noche), el tomate cortado en cuadritos, el comino, la sal y la pimienta. Cocinaremos hasta que las lentejas estén bien tiernas y luego pasamos todo por la batidora. Podéis añadir más agua o menos según la consistencia que os guste para la sopa.



Una vez triturado todo lo volvemos a poner al fuego unos diez minutos más (añadimos las guindillas si queremos) y listo. Al servir lo tradicional es echarle un chorro de limón y espolvorear cilantro finamente picado.



¡Buen provecho!

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tacktouka, ensalada de pimientos tradicional

Ingredientes: - Pimientos verdes y rojos (en mi caso van 7 de los verdes y 2 de los rojos) - 3 tomates - 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva - 4 dientes de ajo - 1 cucharadita de pimentón dulce - 1 cuccharadita de comino - Sal - Pimienta - Perejil y cilantro picados Elaboración: Ve precalentando el horno y mientas limpia bien los pimientos, colócalos húmedos sobre una rejilla de horno. Que estén húmedos ayudará a que no se quemen mientras se asan. Luego mételos en el horno a 160ºC durante una hora aprox. (esto puede variar un poco, cada horno es un mundo). Cuando estén listos mételos en un recipiente cerrado para que, con el vapor, se les despegue la piel y luego sea más fácil pelarlos. Yo no tenía recipiente cerrado así que los metí en uno abierto y lo cerré con una bolsa. Una vez que están fríos podrás empezar a pelarlos. Verás que la piel les sale prácticamente sola. Otra opción es asar los pimientos la noche anterior, guardarlos en un tupper bien cerradito y

Receta de harcha marroquí [Versión con leche]

Hoy vamos a preparar un desayuno o merienda muy fácil y rico: la harcha marroquí. Es una especie de pan de sémola que tradicionalmente se hace con agua y aceite de oliva, pero a mí me gusta esta versión con leche y mantequilla porque le da otro toque y a los niños les encanta. Os cuento. También puedes ver esta receta en video: Ingredientes: 350 gr de sémola fina 150 ml de leche tibia 100 gr de mantequilla 2 cucharadas de azúcar 1 sobre de levadura química Elaboración En un recipiente grande vamos a echar la sémola. Le añadimos el azúcar y la levadura y mezclamos bien. Derretimos la mantequilla y la añadimos al recipiente, mezclamos de nuevo. Por último añadimos la leche tibia, volvemos a mezclar y vamos a dejarla reposar durante 10 minutos. En ese tiempo la sémola habrá absorbido la leche y veremos que la textura que tiene ahora la mezcla es más sólida e incluso podemos manejarla. Sacamos la mezcla y la extendemos en la superficie de trabajo. La estiramos hasta que tenga 1 cm de groso

Ensalada marroquí de berenjena (zâalouk) ¡Súper fácil y saludable!

Hoy vamos a preparar una ensalada de berenjena tradicional marroquí . Se puede tomar fría o tibia, según la época del año, con un chorrito de aceite de oliva y, para los más atrevidos, una cucharadita de harissa ¿Te atreves?.  Puedes ver esta receta también en video:  Ingredientes (para 2 personas) 1 berenjena  1 pimiento  1 tomate  2 dientes de ajo 2 guindillas (opcional) Comino Pimentón dulce Sal Pimienta Aceite de oliva Elaboración Empezaremos por trocear las verduras, bien pequeñitas. Luego calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén y añadimos las verduras troceadas. Añadimos también los dientes de ajo, las guindillas (opcional), el comino, pimentón dulce, sal y pimienta. Mezclamos y mantenemos al fuego unos minutos. Luego añadimos un poco de agua y dejaremos que se vaya haciendo a fuego medio bajo, mientras se hace la vamos aplastando. Cuando esté lista la dejamos templar y servimos tibia o fría, con ese chorrito de aceite de oliva que te decía antes y, si te atreves, l