Ir al contenido principal

Receta de harcha marroquí [Versión con leche]

Hoy vamos a preparar un desayuno o merienda muy fácil y rico: la harcha marroquí. Es una especie de pan de sémola que tradicionalmente se hace con agua y aceite de oliva, pero a mí me gusta esta versión con leche y mantequilla porque le da otro toque y a los niños les encanta. Os cuento. También puedes ver esta receta en video: Ingredientes: 350 gr de sémola fina 150 ml de leche tibia 100 gr de mantequilla 2 cucharadas de azúcar 1 sobre de levadura química Elaboración En un recipiente grande vamos a echar la sémola. Le añadimos el azúcar y la levadura y mezclamos bien. Derretimos la mantequilla y la añadimos al recipiente, mezclamos de nuevo. Por último añadimos la leche tibia, volvemos a mezclar y vamos a dejarla reposar durante 10 minutos. En ese tiempo la sémola habrá absorbido la leche y veremos que la textura que tiene ahora la mezcla es más sólida e incluso podemos manejarla. Sacamos la mezcla y la extendemos en la superficie de trabajo. La estiramos hasta que tenga 1 cm de groso

Galletas de pistachos y almendras (Estilo Ghribas)








La pastelería árabe suele ser una de las cosas que más nos gusta de esta gastronomía, la gran mayoría llevan bastantes frutos secos o miel y podemos encontrar una infinita variedad. La receta que os traigo hoy es muy fácil, lo único que os va a entretener un poco es la tarea de quitarle la cáscara a los pistachos, una vez hecho eso, tendréis vuestras galletas listas en un plis ; )




Ingredientes



  • 60 gr de almendras

  • 60 gr de pistachos

  • 250 gr de mantequilla

  • 125 gr de azúcar

  • 250 gr de harina



Elaboración



En un bol bate la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla sea cremosa. Añade la harina, las almendras

y la mitad de los pistachos (la otra mitad la reservamos), todo picado muy finamente. Para picar las almendras y los pistachos yo utilizo un cuchillo grande, aplasto la almendra (o el pistacho) presionando fuerte con la mano y, cuando tengo varios aplastados, los pico bien pequeñito. Atención a la forma de coger el cuchillo cuando estéis picando: Con la mano izquierda (en caso de ser diestra) agarramos la parte de la punta y no la movemos, mientras que con la derecha agarramos el mango del cuchillo y vamos moviéndolo. De esta forma no hay peligro de cortaros ; )










Cuando tengamos todo mezclado vamos a ir cogiendo un puñado de la masa, la apretamos en la mano y formamos una bola del tamaño de una nuez. Colocamos cada bola sobre una bandeja de horno cubierta de papel de hornear y la aplastamos ligeramente. Repetimos la operación hasta terminar con toda la masa.




Picamos la mitad de los pistachos que reservamos antes y los clavamos sobre las galletas. Hornea durante 20 minutos a 180ºC. Deja enfriar antes de servir.










Comentarios

  1. Que rico, yo quierooo! me encantan los pistachos y estos dulces estan geniales para la hora del te.
    Perdon por no poner acentos; estoy en belgica y no entiendo bien este teclado.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tacktouka, ensalada de pimientos tradicional

Ingredientes: - Pimientos verdes y rojos (en mi caso van 7 de los verdes y 2 de los rojos) - 3 tomates - 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva - 4 dientes de ajo - 1 cucharadita de pimentón dulce - 1 cuccharadita de comino - Sal - Pimienta - Perejil y cilantro picados Elaboración: Ve precalentando el horno y mientas limpia bien los pimientos, colócalos húmedos sobre una rejilla de horno. Que estén húmedos ayudará a que no se quemen mientras se asan. Luego mételos en el horno a 160ºC durante una hora aprox. (esto puede variar un poco, cada horno es un mundo). Cuando estén listos mételos en un recipiente cerrado para que, con el vapor, se les despegue la piel y luego sea más fácil pelarlos. Yo no tenía recipiente cerrado así que los metí en uno abierto y lo cerré con una bolsa. Una vez que están fríos podrás empezar a pelarlos. Verás que la piel les sale prácticamente sola. Otra opción es asar los pimientos la noche anterior, guardarlos en un tupper bien cerradito y

Receta de harcha marroquí [Versión con leche]

Hoy vamos a preparar un desayuno o merienda muy fácil y rico: la harcha marroquí. Es una especie de pan de sémola que tradicionalmente se hace con agua y aceite de oliva, pero a mí me gusta esta versión con leche y mantequilla porque le da otro toque y a los niños les encanta. Os cuento. También puedes ver esta receta en video: Ingredientes: 350 gr de sémola fina 150 ml de leche tibia 100 gr de mantequilla 2 cucharadas de azúcar 1 sobre de levadura química Elaboración En un recipiente grande vamos a echar la sémola. Le añadimos el azúcar y la levadura y mezclamos bien. Derretimos la mantequilla y la añadimos al recipiente, mezclamos de nuevo. Por último añadimos la leche tibia, volvemos a mezclar y vamos a dejarla reposar durante 10 minutos. En ese tiempo la sémola habrá absorbido la leche y veremos que la textura que tiene ahora la mezcla es más sólida e incluso podemos manejarla. Sacamos la mezcla y la extendemos en la superficie de trabajo. La estiramos hasta que tenga 1 cm de groso

Ensalada marroquí de berenjena (zâalouk) ¡Súper fácil y saludable!

Hoy vamos a preparar una ensalada de berenjena tradicional marroquí . Se puede tomar fría o tibia, según la época del año, con un chorrito de aceite de oliva y, para los más atrevidos, una cucharadita de harissa ¿Te atreves?.  Puedes ver esta receta también en video:  Ingredientes (para 2 personas) 1 berenjena  1 pimiento  1 tomate  2 dientes de ajo 2 guindillas (opcional) Comino Pimentón dulce Sal Pimienta Aceite de oliva Elaboración Empezaremos por trocear las verduras, bien pequeñitas. Luego calentamos un poco de aceite de oliva en una sartén y añadimos las verduras troceadas. Añadimos también los dientes de ajo, las guindillas (opcional), el comino, pimentón dulce, sal y pimienta. Mezclamos y mantenemos al fuego unos minutos. Luego añadimos un poco de agua y dejaremos que se vaya haciendo a fuego medio bajo, mientras se hace la vamos aplastando. Cuando esté lista la dejamos templar y servimos tibia o fría, con ese chorrito de aceite de oliva que te decía antes y, si te atreves, l